1. EL LENGUAJE LITERARIO
Lee estos dos textos:
I
Platero y yo:CXXXV
A PLATERO, EN EL CIELO DE MOGUER


Dulce Platero trotón, burrillo mío, que llevaste mi alma tantas veces —¡sólo mi alma!— por aquellos hondos caminos de nopales, de malvas y de madreselvas; a ti este libro que habla de ti, ahora que puedes entenderlo.

Va a tu alma, que ya pace en el Paraíso, por el alma de nuestros paisajes moguereños, que también habrá subido al cielo con la tuya; lleva montada en su lomo de papel a mi alma, que, caminando entre zarzas en flor a su ascensión, se hace más buena, más pacífica, más pura cada día.

Sí. Yo sé que, a la caída de la tarde, cuando, entre las oropéndolas y los azahares, llego, lento y pensativo, por el naranjal solitario, al pino que arrulla tu muerte, tú, Platero, feliz en tu prado de rosas eternas, me verás detenerme ante los lirios amarillos que ha brotado tu descompuesto corazón.


 II

(Fuente: http://fundacion-jrj.es/juan-ramon-jimenez/vida-biografia/)

El 28 murió Zenobia. El 29 sus restos recibieron cristiana sepultura en el cementerio de Porta Coeli, de Bayamón, cerca de San Juan.

Tras las honras fúnebres por el alma de su mujer, Juan Ramón se encerró en una habitación de su casa para vivir en la oscuridad con su dolor. Dejó de comer, descuidó su higiene personal, se aisló de todo el mundo. Desnutrido y en un estado verdaderamente lamentable, fue ingresado en el Hospital Psiquiátrico de Hato Tejas. Un mes después, volvió, de nuevo, a la Universidad. En febrero de 1958, el poeta sufrió una aparatosa caída y se fracturó la cadera derecha. Operado, se restableció con rapidez, pero no volvió a andar. La familia del poeta trata de traerlo a España pero se niega. En los últimos días de mayo da su brazo a torcer y decide volver con su sobrino Francisco Hernández-Pinzón, pero Juan Ramón cayó enfermo de bronconeumonía. Trasladado a la Clínica Mimiya, de Santurce, no respondió al tratamiento de choque que se le impuso. El 29 de mayo muere Juan Ramón Jiménez en Puerto Rico, sin embargo, los restos de Zenobia y el poeta fueron trasladados a España y descansan en el Cementerio de Moguer, donde recibieron sepultura 6 de junio de 1958.


ACTIVIDAD

Como habrás visto, los dos textos tratan el mismo tema: la muerte. Sin embargo, lo hacen de forma muy diferente, puesto que el propósito de cada uno de ellos es completamente distinto. Responde las preguntas siguientes y saca tu propias conclusiones sobre lo que tratan de hacer los autores literarios con el lenguaje.

  • ¿A qué género pertenece cada texto?
  • ¿Qué intención tiene cada uno de ellos?
  • ¿Qué diferencias ves en el lenguaje de ambos?



2. LAS FIGURAS RETÓRICAS

Las figuras retóricas son palabras o frases que sirven para resaltar una idea o sentimiento. Mediante estos recursos literarios, el autor utiliza la lengua como una herramienta (igual que un pintor usa el pincel) y da las palabras un sentido diferente al que suelen tener. De ese modo, todo cuanto dice cobra un nuevo sentido. Lo que pretende un escritor, en especial el poeta, es llegar al corazón del lector, trasladarlo a un mundo diferente (ya sea bello o feo, triste o alegre), hacer que se emocione y vea el mundo y las cosas con ojos nuevos. Mediante las figuras retóricas se puede expresar aquello que al lenguaje ordinario le está vetado, se puede dar forma a los sueños, a los sentimientos e ideas porque dotan a la lengua de un significado más amplio que va mucho más lejos de lo que expresan las definiciones del diccionario, demasiado pobre para dar un nombre a los más hondos sentimientos, pensamientos e intuiciones del alma humana. Las principales figuras retóricas son:


En el plano fónico

Aliteración: repetición de un sonido o de varios iguales o parecidos.

El ala aleve del leve abanico. (Rubén Darío)

Paronomasia: similitud entre dos palabras de diferente significado.

Un hombre a hombros del miedo. (Blas de Otero)

Repetición: una misma palabra aparece varias veces.

Un año más, Señor, con tanto día,
y con minuto tanto, tanto, tanto... (López de Zárate)

Anáfora: repetición de una misma palabra al inicio de varios versos u oraciones.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo. (Miguel Hernández)


En el plano morfosintáctico

Derivación: utilizar palabras derivadas para dar ritmo, insistencia e intensidad al verso.

Pues, mientras vive el vencido, venciendo está el vencedor.

Asíndeton: supresión de conjunciones (da sensación de rapidez, viveza...)

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. (Góngora)

Polisíndeton: consiste en escribir más conjunciones de las necesarias (da sensación de lentitud o de insistencia).

El prado y valle y gruta y río
reponden a su canto entristecido.
                      (Fernando de Herrera)

Interrogación o exclamación retórica: pregunta o exclamación de la que no se espera respuesta (o que el poeta se hace a sí mismo).

¿De dónde vengo?

El más horrible y áspero

de los senderos busca.

                 (G.A. Bécquer)

Encabalgamiento: la oración o la frase empiezan en un verso y terminan en el siguiente (o se reparten en varios versos).

Una tarde parda y fría

de invierno. Los colegiales estudian.

                         (A. Machado)

Epíteto: adjetivo que funciona como adorno, pues no añade información.

Por donde un agua clara con sonido
atravesaba el fresco y verde prado.
(Garcilaso)

Hipérbaton: alteración del orden habitual de una frase.

Por escrito gallina una. (Cortázar)


En el plano léxico-semántico

Enumeración: sucesión de varios conceptos o palabras. Puede ser caótica, en gradación ascendente o descendente:

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada. (Góngora).

Hipérbole: exageración, visión desmesurada de un hecho.

Érase un hombre a una nariz pegado. (Quevedo)

Ironía: se dice lo contrario de lo que se piensa.

No es que sea precisamente un tonto... (estamos diciendo que es muy listo).

Eufemismo: expresión alternativa para evitar una palabra tabú.

Ladrón (tabú) -amante de lo ajeno (eufemismo); desaceleración (crisis); de color (negro), pasó a mejor vida (falleció). Es parecido al circunloquio, perífrasis o rodeo.

Prosopopeya o personificación: atribución de cualidades humanas a seres animados o inanimados.

Mi carta que es feliz, pues va a buscaros... (Ramón de Campoamor)

Antítesis: contraposición de dos pensamientos, expresiones o palabras.

Es tan corto el amor y es tan largo el olvido. (Pablo Neruda)

Paradoja: consiste en relacionar expresiones o frases aparentemente contradictorias.

Mira al avaro en sus riquezas pobre. (Juan de Arguijo)

Oxímoron: consiste en relacionar dos conceptos de significado opuesto, con lo que se genera un tercer concepto.

[El amor es]
hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente...» (Francisco de Quevedo)

Símil o comparación: consiste en relacionar dos elementos utilizando un nexo comparativo (Por ejemplo, como)
Como el toro he nacido para el luto
y el dolor... (Miguel Hernández)

Metáfora: es el más importante de los recursos poéticos. Consiste en la identificación entre una imagen (I) y un término real (R);  relación de semejanza, sin la utilización de nexos comparativos. Hay diversos tipos:
Nuestras vidas (R) son los ríos (I)
qua van a dar en la mar (I)
que es el morir (R) (Jorge Manrique)


Sinestesia: atribuir a un sentido una cualidad que pertenece a otro: "rojo chillón", "olor áspero"... 

Símbolo: atribuir un significado a una palabra sin que haya una semejanza entre la imagen y el término real.
Por el cielo va la luna

con un niño de la mano.

                  F. García Lorca. En la poesía de Lorca, la luna representa la muerte)


ACTIVIDADES

 TRIVIAL DE FIGURAS RETÓRICAS