Pautas para contestar las preguntas sobre los textos de las PAU 

1. Cíñete a la extensión que se te indica y justifica tus afirmaciones con ejemplos del texto entrecomillados ("...").

2. El tema debe ser expresado en una oración breve, pero sin dejar de lado la precisión.

3. Relaciona la tipología textual utilizada con el género al que pertenece el texto. Desarrolla tu explicación. Por ejemplo: “Nos hallamos ante un artículo de opinión. La tipología textual que encontramos en él es la argumentación, como podemos ver por el predominio de las funciones conativa y expresiva, y por la subjetividad con la que el articulista procura, utilizando un tono irónico, convencer a lector de la tesis propuesta." 

4. Cuando se te pregunte por las características lingüísticas: 

  • Si el texto es objetivo destacarán el orden, la precisión y la claridad. Probablemente, también podrás relacionar su contenido con la universalidad y la verificabilidad.
  • Si es subjetivo abundarán los elementos modalizadores.
  • Conviene relacionar los rasgos lingüísticos con las funciones del lenguaje.

5.  En textos científico-técnicos y humanísticos es conveniente destacar qué tipo de texto es según su destinatario.

  • Especializado
  • Académico
  • Divulgativo

TEXTO 1


"CONTRA JAIME GIL DE BIEDMA" de Jaime Gil de Biedma (1929-1990)


¿De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso,
dejar atrás un sótano más negro
que mi reputación (1) -y ya es decir-,
poner visillos blancos (2)
y tomar criada (3),
renunciar a la vida de bohemio,
si vienes luego tú, pelmazo,
embarazoso huésped, memo vestido con mis trajes,
zángano de colmena, inútil, cacaseno, (4)
con tus manos lavadas,
a comer en mi plato y a ensuciar la casa?

Te acompañan las barras de los bares
últimos de la noche (5), los chulos, las floristas,
las calles muertas de la madrugada
y los ascensores de luz amarilla
cuando llegas, borracho,
y te paras a verte en el espejo
la cara destruida,
con ojos todavía violentos
que no quieres cerrar. Y si te increpo,
te ríes, me recuerdas el pasado
y dices que envejezco.

Podría recordarte que ya no tienes gracia.
Que tu estilo casual y que tu desenfado
resultan truculentos
cuando se tienen más de treinta años,
y que tu encantadora
sonrisa de muchacho soñoliento
-seguro de gustar- es un resto penoso,
un intento patético.
Mientras que tú me miras con tus ojos
de verdadero huérfano, y me lloras
y me prometes ya no hacerlo.

¡Si no fueses tan puta!
Y si yo no supiese, hace ya tiempo,
que tú eres fuerte cuando yo soy débil (6)
y que eres débil cuando me enfurezco…
De tus regresos guardo una impresión confusa
de pánico, de pena y descontento,
y la desesperanza
y la impaciencia y el resentimiento (7)
de volver a sufrir, otra vez más,
la humillación imperdonable
de la excesiva intimidad.

A duras penas te llevaré a la cama,
como quien va al infierno
para dormir contigo.
Muriendo a cada paso de impotencia,
tropezando con muebles
a tientas, cruzaremos el piso
torpemente abrazados, vacilando
de alcohol y de sollozos reprimidos.
¡Oh innoble servidumbre de amar seres humanos,
y la más innoble
que es amarse a sí mismo!


ACTIVIDADES (justifica tus respuestas)

1.  ¿Cuál es el registro lingüístico utilizado en el poema? 

2.   ¿Cuál es la tipología textual predominante?

3.  ¿Qué figura retórica está presente en todo el escrito?

4.  ¿Cómo se estructura del poema?



TEXTO 2
Por qué ya eres un ciborg y cómo desconectarte
Aunque no lo creas, ya eres un ciborg. Lo llevamos siendo desde hace mucho tiempo.


Darío Pescador

27 de enero de 2022 22:07h          Actualizado el 28/01/2022 05:30h


En las películas de ciencia ficción, los ciborgs son híbridos de ser humano y máquina. Mitad persona mitad robot, y no se sabe por qué, en general son más malos que beber lejía. Se supone que dentro de unos años podremos ponernos implantes en nuestros músculos y nuestro cerebro que nos convertirán en ciborgs con superpoderes: mejor visión, memoria ilimitada, fuerza sobrehumana y superinteligencia.

Sin embargo, aunque no lo creas, ya eres un ciborg. Lo llevamos siendo desde hace mucho tiempo.

Ya en los años 60 el teórico Marshall McLuhan dijo que la tecnología era una extensión de nuestros sentidos. Una pantalla es una extensión de nuestra visión, que nos permite ver cosas que no alcanzamos. La radio y el teléfono son una extensión del oído.

Del mismo modo, nuestros teléfonos inteligentes son una extensión de nuestro cerebro. Ya nadie usa la memoria para recordar números de teléfono. Nuestro terminal lo hace por nosotros y mucho mejor. Tampoco utilizamos nuestro sentido de orientación en el espacio, utilizamos el GPS.

Según la teoría de la mente extendida, nuestro cerebro no solo está dentro de nuestra cabeza. Nuestro cuerpo y nuestro entorno forman parte de la mente. Por ejemplo, si tomamos notas en un cuaderno estamos usándolo como una memoria externa. Lo mismo hacemos con el teléfono. Del mismo modo se podría decir que una bicicleta o un coche son extensiones de nuestro cuerpo, que nos llevan más lejos y más rápido de lo que podríamos solos.

No hace falta que nos pongamos implantes. Nuestra mente ya utiliza la tecnología como si fuera una parte más de nuestro cuerpo. Precisamente por eso debemos desenchufarnos de vez en cuando.

Piénsalo así. Si nunca caminas y vas a todos lados en coche, tu cuerpo se atrofia. Lo mismo ocurre con tu cerebro si nunca usas tu memoria o tu sentido de la orientación. Si en lugar de enfrentarnos a nuestros problemas nos distraemos con memes de gatos, los problemas seguirán ahí. Si estamos constantemente expuestos a las ideas de otros, dejamos de tener ideas propias.

Muchas personas ya toman vacaciones de tecnología, pasando un día por semana sin móvil, o una semana al año sin acceso a Internet. Porque ser un ciborg está muy bien, hasta que el ser humano que hay debajo deja de funcionar.


                                                                                                                                            (Fuente: eldiario.es)


Ver en la web: https://www.eldiario.es/comoyporque/ciborg-desconectarte_1_8694504.html

ACTIVIDADES

1. Identifique las ideas del texto, exponga de forma concisa su organización e indique razonadamente su
estructura, en un máximo de 50 palabras.
2. Identifique en el texto 4 elementos modalizadores y explique por qué lo son.

3. Resuma el texto que ha leído sin reproducir frases de este. Utilice para ello un máximo de cuarenta palabras.

4. Escriba un texto argumentativo, de entre 100 y 150 palabras, en el que se posicione claramente sobre si es necesario someter a los avances técnicos y científicos a un código ético. Utilice para ello no más de ciento cincuenta palabras. Previamente indique, en el cuadro que aparece a continuación, la tesis que pretende defender, dos argumentos a favor y un contraargumento. Una vez completado el cuadro, puede servirse de este para escribir el texto argumentativo. 

Tesis

Argumento 1

Argumento 2

Contraargumento


TEXTO 3
Advierten que la exposición al ozono aumenta el riesgo de muerte por dolencia respiratoria


La presencia del gas ozono en la superficie terrestre tiene un efecto dañino, ya que es tóxica y afecta a la salud del ser humano. La larga exposición al ozono, un componente del smog, aumenta el riesgo de muerte por enfermedades respiratorias, según una investigación publicada hoy por “New England Journal of Medicine”.

En las capas altas de la atmósfera, el gas ozono es un componente natural que protege contra la radiación de los rayos ultravioleta, dañinos para la vida. Sin embargo, su presencia en la superficie terrestre tiene un efecto muy distinto, es tóxica y afecta a la salud del ser humano. Es el hombre precisamente el culpable de las concentraciones de ozono en las capas más bajas de la atmósfera puesto que el gas se forma como consecuencia de reacciones químicas que se producen, en presencia de luz solar, entre el oxígeno y dióxido de nitrógeno procedente de los tubos de escape de los vehículos y de las fábricas. A pesar de que contribuye al efecto invernadero, el ozono se considera un contaminante secundario debido al tiempo que tarda en formarse.

Tras tener en cuenta diversos factores como edad, raza, educación o dieta, los científicos descubrieron que existe un mayor riesgo de muerte por causas respiratorias en las áreas con mayor concentración de ozono. El trabajo separó los efectos que el ozono y el material particulado del aire (polvo, hollín) tienen en la salud: el primero influye en las enfermedades respiratorias y el segundo en las cardiovasculares. Cuando el nivel de concentración de ozono se incrementa en 10 partes por mil millones, el riesgo de muerte por causas respiratorias aumenta en un 4%, especialmente por neumonía o enfermedad obstructiva crónica.


ACTIVIDADES

1. Identifique las ideas del texto, exponga de forma concisa su organización e indique razonadamente su
estructura, en un máximo de 50 palabras.
2. Explique, en un máximo de cuarenta palabras la intención comunicativa del autor y comente dos mecanismos de cohesión distintos que refuercen la coherencia textual.

3. Resuma el texto que ha leído sin reproducir frases de este. Utilice para ello un máximo de cuarenta palabras.

4. Escriba un texto expositivo,  de entre 100 y 150 palabras,  sobre las consecuencias del cambio climático. Debe utilizar cuatro recursos propios de esta tipología (definición, ejemplificación, clasificación, etc.). 
Previamente indique, en el cuadro que aparece a continuación, cuatro palabras clave que reflejen, a su entender, los aspectos más relevantes de su exposición.

Palabra clave 1
Palabra clave 2
Palabra clave 3
Palabra clave 4



TEXTO 4


          Me acuerdo de las primeras noches otoñales y de mis primeras inquietudes en la casa, avivadas con ellas. De las noches de invierno con sus húmedas melancolías: el crujido de una silla rompiendo el sueño y el escalofrío de los nervios al encontrar dos pequeños ojos luminosos —los ojos del gato— clavados en los míos. En aquellas heladas horas hubo algunos momentos en que la vida rompió delante de mis ojos todos sus pudores y apareció desnuda, gritando intimidades tristes, que para mí eran sólo espantosas. Intimidades que la mañana se encargaba de borrar, como si nunca hubieran existido... Más tarde vinieron las noches de verano. Dulces y espesas noches mediterráneas sobre Barcelona, con su dorado zumo de luna, con su húmedo olor de nereidas que peinasen cabellos de agua sobre las blancas espaldas, sobre la escamosa cola de oro... En alguna de esas noches calurosas, el hambre, la tristeza y la fuerza de mi juventud me llevaron a un deliquio de sentimiento, a una necesidad física de ternura, ávida y polvorienta como la tierra quemada presintiendo la tempestad.
           A primera hora, cuando me extendía, cansada, sobre el colchón, venía el dolor de cabeza, vacío y bordoneante, atormentando mi cráneo. Tenía que tenderme con la cabeza baja, sin almohada, para sentirlo encalmarse lentamente, cruzado por mil ruidos familiares de la calle y de la casa.
          Así, el sueño iba llegando en oleadas cada vez más perezosas hasta el hondo y completo olvido de mi cuerpo y de mi alma. Sobre mí el calor lanzaba su aliento, irritante como jugo de ortigas, hasta que oprimida, como en una pesadilla, volvía a despertarme otra vez.
          Silencio absoluto. En la calle, de cuando en cuando, los pasos del vigilante. Mucho más arriba de los balcones, de los tejados y las azoteas, el brillo de los astros.
          La inquietud me hacía saltar de la cama, pues estos luminosos hilos impalpables que vienen del mundo sideral obraban en mí con fuerzas imposibles de precisar, pero reales.
          Me acuerdo de una noche en que había luna. Yo tenía excitados los nervios después de un día demasiado movido. Al levantarme de la cama vi que en el espejo de Angustias estaba toda mi habitación llena de un color de seda gris, y allí mismo, una larga sombra blanca. Me acerqué y el espectro se acercó conmigo. Al fin alcancé a ver mi propia cara desdibujada sobre el camisón de hilo. Un camisón de hilo antiguo —suave por el roce del tiempo— cargado de pesados encajes, que muchos años atrás había usado mi madre. Era una rareza estarme contemplando así, casi sin verme, con los ojos abiertos. Levanté la mano para tocarme las facciones, que parecían escapárseme, y allí surgieron unos dedos largos, más pálidos que el rostro, siguiendo la línea de las cejas, la nariz, las mejillas conformadas según la estructura de los huesos. De todas maneras, yo misma, Andrea, estaba viviendo entre las sombras y las pasiones que me rodeaban. A
veces llegaba a dudarlo.


                                                                                                              (Fragmento de Nada, Carmen Laforet)


ACTIVIDADES

1. Resume el texto en unas 50 palabras sin olvidar mencionar ningún detalle importante.

2. ¿Qué tipo de texto es? ¿Cuáles son sus características lingüísticas?.

3. Escribe un sinónimo y un antónimo que sustituyan cada una de las palabras subrayadas.

4. Señala los adjetivos del último párrafo, di si son especificativos o explicativos y de qué clase son.

5. Señala tres figuras retóricas que aparezcan en el texto.

6. Haz una descripción literaria, de entre 100 y 150 palabras, en la que un personaje exprese sus sentimientos y sensaciones en plena noche. Para ello, debes usar cuatro recursos propios de este tipo de textos: enumeración, metáfora, adjetivación... (subráyalos).