1. Lectura y comentario de POR UN BISTEC, de Jack London.
2. ORÍGENES, FORMACIÓN Y SITUACIÓN ACTUAL DEL CASTELLANO

[Fuente: http://www.materialesdelengua.org/]


PROCESO DE FORMACIÓN DE LA LENGUA CASTELLANA:

En el 218 a J.C., los romanos conquistan la mayor parte de la Península, habitada hasta ese momento por distintos pueblos (vascos, fenicios, tartesios, iberos, celtas, ligures). Se impone el latín vulgar, lengua hablada por los soldados, comerciantes y colonos.

En el año 409, los pueblos germanos empiezan su invasión por los Pirineos. Tras las invasiones de suevos, vándalos y alanos, Leovigildo implanta el Reino Visigodo, cuya capital será Toledo. Los visigodos adoptan la lengua latina que, sin embargo, empieza a perder su unidad.

En el año 711, los árabes llegan a la Península a través del Estrecho de Gibraltar. Los cristianos, desplazados a las tierras montañosas del norte, inician la Reconquista (718) y constituyen los reinos y condados peninsulares. El latín se descompone y se van formando las distintas hablas románicasgalaico-portuguésastur-leonéscastellanonavarro-aragonés y catalán, a las que hay que sumar el dialecto mozárabe (hablado por los cristianos que habitaban en territorio árabe).

Las lenguas románicas proceden, pues, del latín vulgar influido por las hablas anteriores a la llegada de los romanos a la península (substrato), las lenguas habladas por los visigodos y árabes que conquistaron la península tras las caída del Imperio Romano (superestrato) y por las lenguas de los pueblos con los que los cristianos estuvieron en contacto durante los primeros siglos de la Edad Media (adstrato), especialmente el francés.


EL CASTELLANO

El castellano tiene su origen en Cantabria, cuna de la Reconquista. Los primeros textos escritos conservados corresponden al siglo X; sin embargo, fue el rey Alfonso X “el Sabio” (S. XIII) el primero en considerarlo lengua de cultura, igualándolo al latín. En 1492, aparece la Gramática Castellana de Nebrija, que supone la estructuración de la lengua castellana. Con los autores renacentistas del siglo XVI , el castellano alcanza su máximo esplendor. En 1713, con la creación de la Real Academia Española (cuyo lema era: “Pule, fija y da esplendor”), se publican el Diccionario de Autoridades, la Ortografía y la Gramática de la lengua castellana.

En la actualidad, el castellano es lengua oficial en España (junto con las lenguas propias de las comunidades autónomas), ArgentinaUruguayParaguay (donde también es oficial el Guaraní), ChilePerúBoliviaEcuadorVenezuelaColombiaPanamáCosta RicaHondurasNicaraguaEl SalvadorGuatemalaMéjicoCubaRepública Dominicana (junto con el inglés) y Guinea Ecuatorial. Además, se habla en Estados Unidos (sobre todo en el sur: California, Arizona, Nuevo Méjico y Tejas), en Filipinas, en el norte de Marruecos y en Guinea.


¿CASTELLANO O ESPAÑOL?

En la actualidad la controversia es de raíz ideológica o política, no lingüística, ya que normativamente el asunto está zanjado por parte de las 22 academias de la lengua española, que son la autoridad en esta materia. Así, el Diccionario Panhispánico de Dudas, obra de carácter normativo actualmente vigente, aprobada por la Asociación de Academias de la lengua española, aclara que los términos español y castellano «son equivalentes» e igualmente válidos y considera «superada» la polémica sobre cuál resulta más apropiado. Considera sin embargo más recomendable la forma español, que es la utilizada internacionalmente (Spanish, espagnol, espanhol, Spanisch, spagnolo...), haciendo referencia al propio país. El Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española da castellano y español como sinónimos. En España, a menudo se usa el término español al referirse a la lengua en contraposición a lenguas extranjeras, y castellano con relación a otras lenguas que también son españolas. En las comunidades con lengua propia, la práctica usual ha sido tradicionalmente llamarlo castellano. Por otra parte, la Constitución de 1978, en su artículo tercero, utiliza la denominación castellano para la lengua, diferenciándola de las otras lenguas españolas: “El castellano es la lengua española oficial del Estado. (...) Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas...”

También tiene que ver con razones políticas, la distinción entre castellano o español en los países hispanoamericanos. Después de que España perdiera sus últimas colonias, algunos intelectuales americanos siguieron empleando el término “América Española” en las primeras décadas del siglo XX, causando rechazo en algunos sectores sociales. En la actualidad, el término utilizado varía de un país a otro:

Castellano: Bolivia, Colombia, Ecuador, El Salvador, Paraguay, Perú y Venezuela.
Español: Costa Rica, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Puerto Rico.
No hay mención alguna a lengua oficial en las Constituciones de: Argentina, Chile, Méjico, República Dominicana y Uruguay.


EL CASTELLANO EN AMÉRICA

Cuando Colón llegó a América, en 1492, existían más de cien familias de lenguas autóctonas. Esto representaba una dificultad para colonizadores y misioneros, puesto que cada tribu tenía su propia lengua. Los colonizadores impusieron el castellano para unificar el imperio y obtener el control político y económico. Los misioneros, sin embargo, tenían otros objetivos: cristianizar a los paganos. Sus intereses eran teológicos, así que aprendieron las lenguas de los nativos para poder hacer llegar a ellos sus prédicas. Ello y el hecho de que los colonizadores no accedieran a numerosos territorios de las tierras conquistadas hizo posible que algunas de las lenguas amerindias se conservaran y que convivan en la actualidad con el castellano. A pesar de los esfuerzos de los colonizadores por imponer la lengua castellana, la completa hispanización lingüística de hispanoamérica se consigue a partir del siglo XVIII, con la emancipación de las colonias y la formación de las actuales repúblicas hispanoamericanas, pues en ese momento los indios se ven obligados a aprender el castellano para ser ciudadanos de pleno derecho en los nuevos países.

Las lenguas indígenas más importantes que subsisten en la actualidad son: nahuatl y maya (Méjico), aimara (Perú y Bolivia), quechua (Bolivia, Argentina, Ecuador, ...), guaraní (Paraguay).


LA UNIDAD DEL IDIOMA

El castellano es, por número de hablantes (unos 400 millones), la tercera lengua más hablada del mundo. Pese a ser una lengua hablada en zonas tan distantes, todavía existe una uniformidad en el nivel culto del idioma que permite a las gentes de uno u otro lado del Atlántico entenderse con facilidad. La ortografía y la norma lingüística (las del castellano de España, excepto en la fonética) aseguran la uniformidad de la lengua; de ahí la necesidad de colaboración entre las diversas Academias de la Lengua para preservar la unidad, hecho al que contribuye la difusión de obras literarias, el cine y los medios de comunicación.


3. LENGUAJE, LENGUA HABLA Y DIALECTO

[Fuente: http://www.materialesdelengua.org/]


LENGUAS MÁS HABLADAS EN ESPAÑA: castellano, catalán, gallego y vasco.


Lenguaje

Llamamos lenguaje a la facultad humana que permite al hombre conformar su pensamiento y expresarlo a través de sonidos articulados. No es correcto, por lo tanto, hablar de lenguaje español, lenguaje francés, etc.


Lengua

Se llama lengua o idioma al instrumento lingüístico de una comunidad más o menos extensa que ha desarrollado una cultura propia y cuenta con un modelo ideal de lengua que consiste en un código elaborado. Es decir, la lengua es el código (sistema de signos) que sirve para comunicarse dentro de cada comunidad humana. Para que la comunicación sea posible, emisor y receptor deben utilizar el mismo código.

En la actualidad hay más de 3.000 lenguas en el mundo. Las lenguas más habladas son el chino, el inglés y el español.


Habla

El habla es la utilización que cada uno de los hablantes hace de su lengua. Se trata, por tanto, de un acto concreto e individual. Las lenguas, por el contrario (y los dialectos), son fenómenos sociales y generales, colectivos, propios de los grupos que los utilizan.

Cuando hay ciertas características comunes en un lugar concreto (pueblo, valle, ...), sin llegar a la categoría de dialecto, se las considera hablas locales. En el habla de cada uno influyen, como es lógico, factores sociales, culturales, geográficos, etc.


Dialecto

La noción de dialecto es genética: toda lengua es un dialecto respecto de aquella de la cual procede. Los dialectos son las variantes o modalidades regionales de una lengua. Tales variantes no afectan a la unidad del sistema. Así, el andaluz o el canario son dialectos del castellano.
El castellano, el catalán, el francés, el italiano, el gallego, el portugués, etc., son, a su vez, dialectos del latín.



4. LA VARIACIÓN LINGÜÍSTICA

[Fuente: http://www.materialesdelengua.org/]

Los cambios que se producen en las lenguas pueden ser debidos a tres factores:

– Variación histórica: las lenguas van cambiando con el paso del tiempo.
– Variación geográfica (diatópica): una lengua varía de un lugar a otro.
– Variación social (diastrática): una lengua varía en función de quién la usa, dónde y con qué finalidad (registros lingüísticos).



VARIEDADES SOCIALES DE LA LENGUA

[Fuente: http://www.materialesdelengua.org/]


Llamamos variedades sociales o diastráticas a los diversos niveles de la lengua, es decir, a las diferentes formas de utilizar la lengua por parte de los hablantes en función de la situación en que se hallen. Una persona puede utilizar varios niveles en su vida normal: un médico que analiza con su equipo la operación de un enfermo (nivel jergal-culto), informa a los familiares de la misma (nivel coloquial), da una conferencia (nivel culto), habla con sus amigos de una noticia (nivel estándar-culto), etc.


1. REGISTRO ESTÁNDAR

Se llama lengua estándar o lengua común, a la utilizada como modelo, por estar normalizada, de acuerdo con las normas prescritas, como correcta. Por lo general, el concepto de ‘estándar’ se aplica sólo al léxico y a la morfosintaxis, estando excluido del mismo las variedades fonológicas (acento, dialecto). Dicho con otras palabras, tan ‘estándar’ es el español hablado con acento andaluz o valenciano como el de Castilla, siempre que el léxico y la sintaxis correspondan a la norma.

La lengua estándar tiene variantes, que van desde la lengua coloquial o familiar, hasta la académica o solemne. La primera se caracteriza por el uso de palabras y enunciados que tienen más carga expresiva, afectiva o emotiva. El término culto lo mismo puede aplicarse al concepto de ‘lengua estándar’ que al de registro académico, formal y solemne. La ‘lengua coloquial’ se diferencia de lengua culta, por la abundancia de modismos, refranes, saludos, felicitaciones, expresiones eufemísticas (“¡Le llegó la hora!”) continuas alusiones al interlocutor (“Te lo digo yo”, “¿Sabes?”) etc.


2) REGISTRO COLOQUIAL O FAMILIAR

Es el que emplean los hablantes en su vida cotidiana para comunicarse con los amigos y la familia. Podemos decir que es la variedad más utilizada de la lengua. Se caracteriza, en general, por ser oral, espontánea, relajada y expresiva. Aunque respeta la norma comete algunas incorrecciones.

Características:

• Léxico sencillo y familiar
• Uso de palabras comodín ("cosa", "tema"), muletillas ("¿entiendes?", "entonces") y frases hechas ("a nivel de", "en base a").
• Uso de aumentativos ("grandote"), diminutivos (manitas"), interrogaciones retóricas ("¿ya viniste?"), exclamaciones ("¡Qué lío!")
• Vocabulario impreciso y limitado
• Omisión de fonemas finales, apócopes ("cole", "bici", "bocata")
• Frases cortas, sencillas y, a veces, sin terminar ("si yo te contara...").


3) REGISTRO CULTO

Es la modalidad lingüística que utiliza de manera perfecta la gramática y el léxico de una lengua. Su uso implica un alto conocimiento de la lengua y dominio de todos sus recursos. Se manifiesta más claramente en la escritura y se encuentra, sobre todo, en textos literarios y científico-técnicos. Es la mejor para expresar pensamientos complejos y transmitir conocimientos. 

Características:

• · Precisión y rigor en el uso de las normas fonéticas, sintácticas y gramaticales.
• · Discurso fluido y continuo.
• · Riqueza léxica para emplear el término preciso en cada situación comunicativa.
• · Claridad y rigor en la exposición de las ideas.
• · Evita vulgarismos.


3) REGISTRO VULGAR

Modalidad lingüística con frecuentes transgresiones a la norma y uso de vulgarismos. Viene determinado por la deficiente formación lingüística de los hablantes, que carecen de recursos para cambiar su registro idiomático y, por lo tanto, disponen de menos posibilidades de comunicación, lo que supone una desventaja individual y social.

El desconocimiento de la norma origina varias incorrecciones, llamadas vulgarismos, que afectan a todos los planos del lenguaje:

• Confusión ("abuja"), adición ("amoto") o pérdida de vocales ("delgazar"), consonantes ("diputao") y sílabas ("paralís")
• Cambios de acentuación ("périto").
• Alteraciones verbales: "habemos", "haiga", "vinistes".
• Confusión en el orden de los pronombres personales ("me se" por "se me").
• Abuso de muletillas y palabras comodín.
• Abuso de palabras malsonantes.
• Pobreza en la exposición de las ideas.


4) LAS JERGAS (O ARGOT)

Una jerga es una lengua propia de un grupo social diferenciado, usada por sus hablantes solo cuando se hallan en ese entorno social. Las jergas se dividen en:

a) Jergas sociales: utilizadas como seña de identidad por un conjunto de personas para diferenciarse de los demás como, por ejemplo, el modo específico que tienen los adolescentes al hablar entre ellos. Así hablamos de jerga familiar, jerga juvenil, jerga del hampa,...

b) Jergas profesionales: utilizadas en las diversas profesiones (abundan en ellas los tecnicismos): médicos, informáticos, filósofos, científicos, matemáticos, marineros, etc.

Características generales de las jergas:

• Uso de un vocabulario que sólo conoce el grupo al que dan cohesión.
• Quien entra en el grupo está obligado a aprender dicho vocabulario.
• El ocultismo del vocabulario tiene diversos grados: no es igual el de la jerga familiar que el lenguaje del hampa. En el de la cárcel, las palabras cambian frecuentemente para mantener el grado de ocultación.

Ejemplo:La jerga juvenil: uso de palabras comodín ("colega"), neologismos, apócopes ("mates"), extranjerismos ("body").


ACTIVIDADES

[Fuente: http://www.materialesdelengua.org/]

a) Un viaje por Europa


Yo ya estaba mosqueao, porque cada vez que hacíamos un cambio de tren pues, no veas, qué historia... Ella esperaba con el equipaje, y yo tenía que ir pacá, pallá, y no paraba. Ara que, en Ginebra, cogimos casi todo el equipaje, y lo facturamos. Porque en Suecia namás que te dejan entrar una botella de vino, otra de coñá y otra de... a ver, te dejan entrar una botella de coñá, otra de vino, pero no vino corriente, sino vino amontillao, y otra de anís. Bueno, nosotros llevábamos una maleta cada uno, y tres botellas en la maleta suya, y tres en la mía, que son lo único que te dejan entrar. Pero en el equipaje que facturamos iban nueve botellas más, tres en cada maleta. Y cuando llegamos allí, pasamos aduana, lo que más me mosqueó fue que me quitaron el perro, al llegar. Claro, fue por lo de la cuarentena; ¡joder, qué mosqueo con el perro! Yo me quería volver otra vez pa España. Sí ¿tú sabes? De momento namás llegar y bajar del barco ya me quitan el perro y después de una bronca allí, con todos aquellos tipos, que yo no me enteraba, nos montamos en un taxi para irnos a la casa, a la casa de su madre, que ya nos esperaba, ¡y un frío que hacía en el taxi!, brrr... El taxi con calefacción... ¡Y a 25 grados bajo cero! Yo estaba muerto de frío. Y yo le decía: "Ana, vámonos pa España..." "No hombre, que ya estamos aquí; ¿ahora nos vamos a volver patrás?" Y eso, que era en Gotemburgo, que es más pal Sur.


Oriol Romaní


1. Busca ejemplos de los siguientes rasgos del lenguaje coloquial:

• pronunciación relajada
• frases inacabadas
• contracciones
• repeticiones
• incoherencias
• palabras-comodín
• léxico de jerga
• exclamaciones
• uso de los pronombres y deícticos de primera persona
• apelaciones al emisor


2. Pasa el texto a un registro formal


b) Corrige los errores que encontrarás en los siguientes tecnicismos propios de la jerga médica:

• Los nombres de algunas especialidades médicas son motivo de esos errores verbales involuntarios. Los pacientes acuden a la consulta del pisiquiatra, del trampatólogo, del pederasta, del pericultor, del culista, del partero o a la del doctor Rino.


• Una mujer está relatando al ginecólogo sus antecedentes:
-Hasta ahora he tenido tres embarazos y en el tercero me tuvieron que hacer la necesaria.


• Un paciente acudió al médico:
-Vengo a que me haga unos análisis de colesterol, del bueno y del malo. Y también me pide el ácido único.


• Otro ejemplo:
-Yo creo, doctor, que me tendría que mandar hacer un escarnio de la cabeza y del pecho.


• Otro:
-Doctor, por fin, ¿cuándo me van a hacer la autopsia?


• Y otros:
-Tengo mal aliento porque padezco de pedorrea.
-Me van a operar de emíngalas..., de almorroides que me hacen ver las estrellas cuando hago del cuerpo.
-Quiero que me vea un bulto que me ha salido en los tentáculos (o en un vestíbulo).
- Doctor, tengo una erupción en los gitanales. 


• El nombre de los medicamentos suscita frecuentemente muy curiosos y divertidos vocabularios. Y no me refiero a los nombres comerciales ni mucho menos a las complicadas palabras con que en los prospectos se indica la composición del mismo. Lo que a veces resulta difícil de decir es el nombre más elemental del producto. Así, oímos hablar de cláusulas, oprimidos, indicciones y sobre todo positorios, depositorios, apositorios o impositorios.

Diga treinta y tres. Anecdotario médico, J. I. DE ARANA. Ed. Espasa. Colec. Espasa Minor nº 57. 5ª ed. Madrid, 2000.



c) Declaración de intenciones

Os lo digo yo, tíos y titis, en plan colega, que esto no mola, que no se nos deja flipar...Pero tranquis: si no nos bajan los precios de las movidas, descarao que seguiremos sofisticando el sistema de colarnos por la cara y a más, colegas, nos enrollamos montándonos entre toda la basca un conjunto rock como hace todo Dios últimamente, y nos lo hacemos en el garaje al lao del amoto, con lo que la marcha está asegurada, y por éstas que el muermo ya no se nos apalanca en tol cuerpo hasta después del misil. No podrán con los mendas: ¡al loro y más marcha!

(Revista El jueves)


1. Di de qué tipo de jerga se trata.
2. Subraya todas sus peculiaridades lingüísticas y explica cuatro de ellas.
3. Intenta traducirlo a un registro más formal.


d) Tras ver el vídeo, di qué registro se utiliza en él y haz una lista con todas las características que encuentres. A continuación, relata cómo imaginas la vida de los dos chicos utilizando la lengua formal.