NOVIS DIARIO


por Ámbar Cascante (2º ESO, curso 2016-2017))


Viernes, 13 de lune de 7942

Hoy, en clase de tolerancia, nos han puesto una película. Tocaba algo sangriento. Era Kill Bill, que no está mal (aunque prefiero Death Proof). Algunos chicos miraban atentos la sangre y espadas; otros, no prestaban atención. Como era de suponer, había alguna chica o chico aprensivo que, cuando veía un miembro descuartizado, una pierna desangrándose o cualquier cosa parecida, desviaba la mirada o se tapaba la boca con asco. Yo, en cambio, disfrutaba y sonreía. Alguien, o la mayoría, podría pensar que me pasa algo malo o grave; pero sé que en las película no matan a nadie de verdad, así que con cada decapitación, miembro amputado, brazo descuartizado o pierna sangrante, yo sonreía y, en algunos casos, reía. Pero, claro, como estaba en clase con mis compañeros y la profesora, debía evitar reír y ocultar mi sonrisa tras la manga de mi jersey.


Martes, 4 de lune de 7942

Hoy, día 4 del mes lune, el treceavo mes del año, a mí, una humana un poco normal y más bien anormal, me han puesto un positivo por caerme por las escaleras casi sin dañarme (cosa algo extraña en mí). Han dicho que era algo práctico caerse para la asignatura de Golpes, caídas y supervivencia. Sé que puede parecer raro, pues hace apenas unos cuantos años (2017) no existían ni la mitad de asignaturas que ahora. Pero, claro, ahora estamos en 7942 y varios estudios han demostrado que lo mejor es dar otro tipo de clases como las de dormir, tolerancia, valores y altruismo, etc. A mí me encanta la de conocimiento y cultura; pues nos dedicamos a ver, escuchar y probar las cosas que realmente enriquecen el conocimiento: la música, el arte, el cine, la literatura... Pero, bueno, me estoy yendo por las ramas. El resumen de todo esto, y del día, es que me he caído por las escaleras, me han puesto un positivo y que las clases de hoy en día son mejores y más prácticas que las de antaño.


Lunes, 7 de lune de 7942

Adoro los lunes. A primera hora hay clase de descansar cuerpo y mente tras un largo día de trabajo o, mejor dicho y simplificado, clase de dormir. Cómo no, es una de las mejores asignaturas de la escuela; a parte, a mucha gente le gusta dormir. Después de eso, volvíamos a tener clase de tolerancia. Esta vez no se proyectaba nada sangriento o gore, sino todo lo contrario. Hoy teníamos que ver Barbie y el Unicornio Mágico, que volaba impulsado por Arcoiris. Unas cosas me horrorizaban, otras me enternecían porque me recordaban cuando era pequeña y jugaba con mi caravana rosa brillante con purpurina de Barbie; pero, tras esos pocos momento de ternura pensando en la infancia, la cosa se puso un poco..... ¡Demasiado cursi! Había demasiadas cosas cursis y pastelosas; pero, bueno, por algo se llama clase de tolerancia. Como siempre, la estructura de la película era la misma. "Barbie vida perfecta", "Barbie entra en problemas", "Barbie tiene amiga rara" (humana, hada, sirena, unicornio, etc.) y, bueno, obviamente, hay un príncipe y todos se salvan y están felices comiendo perdices, cosa que me hace gracia. De pequeña, yo y muchos niños solo pensábamos que lo de comer perdices era algo bueno y normal. Tal vez yo tardara un poco en darme cuenta de que no lo era tanto, pues tengo 14 años y lo adiviné hace un año, pero ¿cómo iba a imaginarme que los príncipes y princesas de los cuentos, que son tan amables, geniales y amantes de todo lo bueno, comían pájaros? Pero, bueno, podría haber sufrido más con otra película. Así que tampoco ha estado tan mal. El resto del día ha sido bastante bueno y normal.


Miércoles, 25 de lune de 7942 (por la noche)

Hoy, la noche ha sido algo pesada pues, en mis sueños, las clases que tocaban era algo aburridas, aunque dentro de lo que cabe tampoco estaban tan mal. Las clases eran las mismas de cada miércoles por la noche. A primera hora sociales, no está mal, se aprenden cosas sobre lugares, población, etc. Después hay una clase que me gusta más: cultura e historia clásica. Es entretenido saber todo lo que pasó hace mucho tiempo, cómo era la sociedad, en qué creía, qué idioma hablaba, etc. Y, después, venían el resto de clases: mates, inglés, castellano, plástica... Hace apenas 270 años que inventaron este nuevo método de estudio. Por la noche, mientras nuestros cuerpos descansan después del día de actividad, nuestro subconsciente trabaja absorbiendo todos los conocimientos que se aprendían anteriormente, es decir, las clases de la “antigüedad”. Después de eso, cuando nos despertamos, sabemos cosas que hemos aprendido durmiendo, sin esfuerzo. Se podría decir que es algo realmente genial.


Jueves, 17 de lune de 7942

Hoy salimos de excursión. Hemos ido a visitar varias zonas: la polar, la desértica, la tropical y la templada (que es donde vivimos). Como siempre que vamos algún lugar donde puede haber algo peligroso, nos protegemos con un campo/escudo magnético que impide que las cosas nos toquen. He visto osos polares, leones, zorros, cocodrilos, iguanas y lagartijas. La verdad, me gustan bastante esos bichos raros con escamas, rostros imponentes y feos, y esas patitas raras con tres dedos. Me he parado frente a una iguana que, como es normal, me ha ignorado. Después ha hecho un indicio de moverse, pero lo único que he podido observar ha sido como pasaba su larga lengua por su ojo y se comía un mosquito. Puede ser que eso sea algo bastante común, pero... ¡Se ha lamido el ojo! Es la primera vez que veo eso y me ha dado un ataque de risa. Me he tumbado al lado de la iguana mientras reía a carcajadas y mis compañeros de clase me miraban raro. Supongo que eso no es algo que se vea todos los días: una chica tumbada al lado de una iguana riendo a carcajadas mientras la iguana se lame un ojo y mueve un poco sus patas de manera extraña. Pero mejor ha sido lo que ha pasado después: la iguana se ha tumbado a mi lado con su cabeza en mi brazo. Me he sorprendido y la he acariciado, muy feliz. Esa iguana rara y graciosa que se lame los ojos, come mosquitos y me ignora ¡se ha puesto a mi lado! Y, bueno, después de eso cuando la iguana ha dado media vuelta y ha empezado a trepar al árbol... ¡Perdón! ¡Oh! ¡Mi querido diario! Me han transmitido que tengo que mandar algo al pasado para ayudar a la raza humana a mejorar rápidamente, así que este es nuestro adiós. Espero que los humanos antiguos te respeten. Te quiero, diario. Estás lleno de mis extravagantes y extraños días. Así que te deseo lo mejor. A ti ¡y a quien te encuentre!

PD: Dejo el día en suspenso para molestar e intrigar a quien lea esto.


........................................................


Viernes, 1 de enero de 2017

Hoy iba andando tranquilamente por la montaña cuando, de repente, se me ha caído un diario en la cabeza. Sí, este diario que escribo no es mío. Dice muchas locuras, habla de iguanas, Barbies, clases de dormir...¡Ja! Como si existieran las clases de dormir, eso sí sería genial. Pero, bueno, me aguanto con las clases que tenemos; al fin y al cabo son por nuestro bien. Cuando me ha golpeado el diario, yo, torpemente, he tropezado y me he caído al suelo. Resulta gracioso, pues me recuerda a algo que leí. ¿Quién sabe? A lo mejor esa chica existe. Sería divertido ver a alguien que también ama las iguanas y el gore. Pero bueno, ya es tarde. Deben de ser las dos menos cuarto de la madrugada. Estoy haciendo un escrito raro que me mandaron en el cole. Como bien original que soy, he escogido un tema muy trillado ya: los viajes en el tiempo. Me parece algo aburrido... Quizás aburriré a las personas con mi sangrienta descripción de uno de MIS días... Pero, bueno, al menos me he esforzado... Bueno, yo ya me despido, es tarde, de noche y ¡estoy agotaaaada! Así que ¡bye bye! Mi nuevo y extraño diario.